Reducción de Estrés - Reducción de Estrés para cuidadores de Alzheimer o demencias relacionadas: Jump to: Search, Content

Reducción de Estrés

Como bien sabe, las responsabilidades de ser cuidador afectan su estado emocional, mental y físico. El estrés es un elemento que muchas veces está presente en la vida de todo cuidador. El estrés se produce por la tensión que crea el tener que prestar ayuda y atención de manera continua. Cuando una persona está bajo estrés persistente, el cuerpo y el cerebro se mantienen en un estado de alerta constante que es perjudicial para la salud. El mismo aumenta aun más cuando el cuidador no cuenta con una red de apoyo. El estrés se manifiesta de muchas maneras: cansancio, irritabilidad, pérdida de paciencia, tristeza, agobio, preocupación constante, pensar que no está cuidando bien al paciente, entre otras. No hay nada malo con sentirse así. De hecho, muchos cuidadores se sienten así. Lo importante es saber qué puede hacer para combatir el estrés.

Una manera de combatir el estrés es pedir ayuda a otras personas para que usted pueda aliviar su carga de responsabilidades diarias. Para lograr esto, es importante que usted se mantenga conectado con amigos, familiares, profesionales de la salud y grupos de apoyo, ya que estas personas pueden ayudarle de muchas maneras. Pueden compartir responsabilidades del paciente con usted; servirle de apoyo emocional a usted, ayudarle a hallar soluciones a problemas; llevarle de paseo para que se distraiga, etc.

Otras maneras de reducir el estrés incluyen sacar tiempo para usted. Diez o quince minutos que usted se dedique, ya sea sentada con los ojos cerrados, meditando, tomándose un café o té de manera relajada, a la hora del baño, harán una gran diferencia. Cuando el paciente duerma, permítase sentarse por un rato para que pueda relajarse. Concéntrese en sus hombros, brazos, piernas y cuello y trate de relajarlos mientras respira profundamente. Ya verá que se sentirá mejor. Es importante también que duerma lo suficiente para que pueda sentirse alerta y con la energía suficiente para responder a las necesidades del paciente.

Preste atención a las señales que indican que usted pudiera estar bajo mucho estrés: irritabilidad, cansancio, aislamiento, problemas de concentración, cambios en el apetito, problemas estomacales, ansiedad, tristeza, llanto. Si experimenta algunas de estas señales, por favor consulte con su proveedor de atención médica o hable con alguien que le pueda ayudar. Recuerde que debe cuidarse para poder cuidar a otra persona.

Youtube- Guía Práctica Técnica de Meditación

 

Oprima aquí para escuchar:





Al principio fue difícil pedir ayuda. Yo quería que mis hijos creyeran que su padre estaba bien.

Oprima para escuchar la historia de Marta