Depresión - Depresión en cuidadores: Jump to: Search, Content

Depresión

Muy frecuentemente, las responsabilidades de un cuidador de un paciente de demencia aumentan según la enfermedad progresa. Esto quiere decir que si el cuidador no presta atención a su cuidado propio, pudiera sufrir síntomas de agotamiento, cansancio, ansiedad, sentimientos negativos y muchos otros. Todos estos síntomas son señales que indican que es momento de examinar el impacto que su rol de cuidador tiene en su salud física y mental.

El sentirse triste o deprimido mientras cuida a alguien con demencia o con cualquier otra condición médica no es señal de debilidad o de inhabilidad como cuidador. Sentirse triste o deprimido indica que usted necesita ayuda para poder continuar prestando cuidado de manera efectiva.

Estas son algunas señales de depresión que ocurren con frecuencia entre los cuidadores:  

  •       Sentir tristeza que no desaparece aunque alguien trate de animarle
  •       Estado de ánimo deprimido
  •       Pérdida de interés o placer en actividades
  •       Problemas al dormir relacionados con el patrón de sueño, insomnio, despertarse temprano, dormir demasiado
  •       Pérdida de peso o aumento de apetito
  •       Cansancio, falta de energía
  •       Problemas de concentración
  •       Sentimientos de culpa
  •       Sentirse que no vale nada
  •       Pensamientos suicidas o intentos suicidas
  •       Agitación o movimientos lentos

Si siente algunos de estos síntomas por un periodo de dos semanas o más, no los ignore y busque ayuda. Exprésele a su médico cómo se siente. También hable con un amigo o familiar sobre cómo se siente para que le ayude a buscar ayuda. La depresión es como cualquier otra enfermedad, necesita ser tratada. 

 

Oprima aquí para escuchar:





Al principio fue difícil pedir ayuda. Yo quería que mis hijos creyeran que su padre estaba bien.

Oprima para escuchar la historia de Marta