Aislamiento - Aislamiento en cuidadores: Jump to: Search, Content

Aislamiento

Muchos cuidadores pasan la gran parte del tiempo atendiendo a la persona con demencia. Según la enfermedad progresa, es más y más el tiempo que le dedican al paciente. Como consecuencia, con frecuencia, el cuidador se aísla de otras personas ya que tiene poco tiempo libre para compartir con otras personas o para hacer otras cosas que disfruta. El no compartir con otras personas pudiera hacer que el cuidador crea que cuando las cosas no van bien con el paciente es debido a sus limitaciones como cuidador. Esto no es necesariamente cierto. Es muy probable que si usted es la única persona que presta cuidado al paciente, usted no lo puede hacer todo.

Es importante que aprenda cómo pedir ayuda a otras personas. Consulte con el médico del paciente sobre servicios que hay disponibles para que usted se conecte con otros cuidadores y con personal de servicios de salud que pueden ayudarle a prestar atención a la persona con demencia. Este personal ha sido adiestrado específicamente para manejar las situaciones que se presentan cuando una persona sufre de demencia. El que usted pida ayuda no quiere decir que usted ha fallado como cuidador. Es todo lo contrario, poder reconocer que necesita ayuda para cuidar al paciente indica que usted está muy al tanto de lo que el paciente necesita para funcionar mejor.

Llame a alguna amistad de confianza para que comparta tiempo con usted. Pregunte a su proveedor de atención médica o del paciente sobre grupos de apoyo con cuidadores para que comparta sus experiencias y aprenda de las de ellos. Los grupos de apoyo son una fuente de información muy valiosa. Lo importante es mantenerse en contacto con otras personas.

 

Oprima aquí para escuchar:





Al principio fue difícil pedir ayuda. Yo quería que mis hijos creyeran que su padre estaba bien.

Oprima para escuchar la historia de Marta