Historia de Emilio - Mi esposa tiene Alzheimer - Historia de una esposo que cuida a su esposa con Alzheimer: Jump to: Search, Content

Historia de Emilio - Mi esposa tiene Alzheimer

Oprima el siguiente botón para compartir este artículo a través de Facebook 

A la edad de 35 años, Lucy, mi esposa, fue diagnosticada con diabetes. Ella no se sorprendió cuando la diagnosticaron con diabetes ya que muchos de sus familiares tienen diabetes. Aun cuando su médico le hablaba de la importancia de mantener controlada su diabetes, a Lucy se le hacía muy difícil seguir las recomendaciones de su médico, y su diabetes siempre estaba fuera de control. Con los años, fue diagnosticada con hipertensión o presión arterial alta y más tarde le diagnosticaron con enfermedad arterial periferal. Cuando la diagnosticaron con enfermedad arterial periferal, tenía las piernas bien inflamadas, pues ya tenía bloqueadas las arterias en sus piernas. Otra cosa que le perjudicó mucho a Lucy fue que fumó por muchos años.

Cuando Lucy tenía 57 años, comenzó a sentir mareos. Pero como ella pasaba mucho tiempo acostada por la molestia que sentía en las piernas, no le prestamos mucha atención. Más tarde comenzó a desarrollar problemas con su concentración y en algunos momentos tenía problemas para hablar. Cuando esto siguió ocurriendo con más frecuencia, se lo comenté a su doctora. Ella se alarmó y le pidió a un neurólogo que evaluara a Lucy. A través de pruebas de resonancia magnética, el neurólogo pudo ver evidencia que indicaba que Lucy había sufrido varios mini-infartos. Estos mini-infartos eran la causa de los problemas que tenía con su concentración y el habla. Al momento en que le hicieron estas pruebas, el neurólogo determinó que Lucy tenía demencia vascular.  El neurólogo nos dijo que los síntomas de la demencia vascular son parecidos a los de la enfermedad de Alzheimer, pero que la demencia vascular avanza con más rapidez.   

 





Al principio fue difícil pedir ayuda. Yo quería que mis hijos creyeran que su padre estaba bien.

Oprima para escuchar la historia de Marta