Preguntas a un consejero - Preguntas de cuidadores de pacientes con Alzheimer a un consejero: Jump to: Search, Content

Preguntas a un consejero

P: Mis amigos dicen “Mariana, dinos si necesitas ayuda.” Aun así me siento extraña pidiendo lo que realmente necesito, una tarde libre o ayuda haciendo compras. ¿Cómo puedo pedir esas cosas?

R: Primero, date cuenta de que tus amigos quieren ayudarte. La próxima vez que alguien diga, “Por favor llámame si hay algo que pueda hacer”, ¡ten tu respuesta preparada! Puedes decir, “Hay algo que podrías hacer que me ayudaría mucho. ¿Puedes recoger unas cosas por mi cuando vayas al supermercado esta semana?” o “¿Estarías libre el martes para pasar y hacerle compañía a Juan durante una hora? ¡Realmente me vendría bien un corte de cabello!” No te sientas culpable aceptando ayuda de otros durante un tiempo. Algún día las cosas cambiarán y cuando eso pase, sabrás como darles a los demás la ayuda que necesitan.

Lea más sobre el tema aquí: Delegando/ Ayuda Externa

P: Me canso de escuchar “José, cuídate a ti mismo”. ¿Cómo puedo dedicarme tiempo cuando mi Jenny necesita toda mi atención todo el tiempo? No puedo pagarle a alguien para que me ayude.

R: Muchos pueblos y ciudades tienen grupos de voluntarios que te pueden ofrecer algunos descansos. Llama a tu centro local de jubilados para pedir una lista de grupos que puedan ayudarte. Cuando los amigos, familiares y amigos pregunten si pueden ayudar, diles “¡Sí!” Acepta si un amigo se ofrece a ir a ver a tu esposa durante una o dos horas. Luego date un paseo, una siesta o lee el periódico. Por un pequeño precio puedes pedir comida a domicilio. ¡Te lo mereces!

Para ver una lista de recursos en diferentes países oprima aquí:

Recursos Internacionales

También puede escribirnos y añadir un recurso en su propio país.

P: Mi madre salió recientemente del hospital, es la cuarta vez en un año y aún tiene muchas citas con los médicos. Cuidarla es un trabajo a tiempo completo y además trabajo media jornada y tengo hijos. También tengo que ocuparme de su casa, las facturas y todo lo demás. A veces estoy tan cansada que sólo quiero llorar. No quiero que mi madre sepa lo duro que es para mí, pero me gustaría poder desahogarme con alguien.

R: Parece como si el estrés de cuidar a tu madre está siendo duro para ti. No seas tan dura contigo misma. El estrés que sientes es real y tus sentimientos son normales. Muchos cuidadores cuentan que a veces se sienten abrumados. Hablar las cosas con tu médico, cura/ pastor o consejero es un buen paso para afrontar el estrés. Serás capaz de cuidar a tu madre una vez te hayas desahogado. ¡Levanta el teléfono hoy!

Para maneras en cómo reducir su estrés oprima aquí: Reducción de Estrés

P: Mi esposa tiene problemas de salud y he estado cuidando de ella. Últimamente yo también he tenido problemas de salud y no puedo moverme como solía. No quiero ser una carga para mi hijo y su esposa, pero necesito ayuda. ¿Tienes alguna idea?

R: Habla con tu hijo. Cuéntale lo difícil que es para ti y pídele más ayuda. Puede que él no sepa tus problemas de salud y que una ayuda aquí y allá te sería de gran ayuda. Se claro en cuanto al tipo de cosas que él tendría que hacer. Podría llamarte más a menudo o asumir unas pocas tareas de la casa cuando vaya a verlos. Podría cortar el césped o ir a hacer la compra por ustedes. Puede que justo ahora no sepa lo que necesitas. Decírselo le ayudará a echarles una mano.

 





Al principio fue difícil pedir ayuda. Yo quería que mis hijos creyeran que su padre estaba bien.

Oprima para escuchar la historia de Marta