Cambio de roles - Cambio de roles en cuidadores: Jump to: Search, Content

Cambio de roles

Ser cuidador de una persona con demencia produce un cambio dramático en las responsabilidades y papeles que usted desempeña en su familia y en relación con otras personas. Por un lado, tiene que prestar cuidado continuo al paciente según la enfermedad progresa. Por otro lado, sus responsabilidades aumentan ya que tendrá que realizar labores y tareas que el paciente hacía antes de enfermarse. El hecho de que todo esto que está ocurriendo es algo nuevo e inesperado podría agregar otro nivel de complejidad a la situación que usted confronta como cuidador. Esto quiere decir que es muy probable que tenga que aprender cosas nuevas para poder prestar la ayuda necesaria.

Al adoptar roles y responsabilidades que el paciente tenía antes de enfermarse, los cuidadores se enfrentan con información que desconocían. Por ejemplo, descubren cosas relacionadas con el manejo de las finanzas del paciente que desconocían. También tal vez tenga que tomar decisiones que usted nunca había tomado porque el paciente con demencia era el que las tomaba.

Aprender cosas nuevas requiere tiempo y dedicación, dos cosas que tal vez no sean muy factibles cuando cuida a alguien que necesita atención continua. El ver que el paciente ya no puede hacer lo que antes hacía usualmente provoca sentimientos de tristeza y frustración tanto en el paciente como en el cuidador. Sentirse así es normal. Lo importante es estar al tanto de cómo se siente y pedir ayuda con las responsabilidades y roles nuevos que surgen según la enfermedad progresa. Recuerde que no tiene que hacerlo todo.

Muchas veces, los hijos e hijas enfrentan dificultad con lo que se conoce como "inversión de roles" o el momento en el que tienen que asumir el cuidado de una madre o un padre con demencia o con cualquier otra enfermedad. El tipo de relación que los hijos y las hijas han tenido con su padre o madre tendrá un impacto en la relación que se establecerá cuando un hijo o hija tiene que cuidar de su padre o madre. Por ejemplo, si los hijos han tenido una relación distante con sus padres y éstos han sido independientes, tal vez los hijos e hijas no se sientan cómodos haciéndose cargo de las responsabilidades de su padre o madre. Es probable también que los hijos e hijas se sientan incómodos cuando tienen que ayudar a su padre o madre con el aseo personal. De igual manera, el paciente tal vez manifieste incomodidad y frustración cuando otros tienen que tomar decisiones y acciones que él o ella antes tomaba. Pasar por este proceso requiere tiempo y paciencia. No olvide que esto es producto de la enfermedad y no el resultado de una decisión arbitraria por parte del paciente. 

 

Oprima aquí para escuchar:





Al principio fue difícil pedir ayuda. Yo quería que mis hijos creyeran que su padre estaba bien.

Oprima para escuchar la historia de Marta